imagen: sin título. Beneyto

imagen: sin título. Beneyto
Óleo. sin título.(1983) Beneyto

dilluns, 19 d’octubre de 2015

Ceferino Galán

Ceferino Galán. El naufraguito


Hablar de Ceferino Galán es hablar de El naufraguito, esta publicación periódica le viene acompañando desde hace 26.



Desde 1989, Galán edita las publicaciones El Naufraguito y El Mininaufraguito, de las que ya han aparecido 100 números.



El Naufraguito es el decano de los fanzines de lucha y amargura. Premio al Mejor Fanzine en el Salón del Cómic de Barcelona en 2003 y 2011.

En El Naufraguito participan náufragos de todo el mundo enviando sus testimonios tristes y desamparados. Pero ya sabemos que todos los textos que aparecen en el fanzine están escritos por Galán, él además, prepara el papel, recortándolo, compagina, encuaderna y distribuye la publicación. Lo hace todo, solo, como un náufrago bajo la palmera de una isla lejana.
Al llegar al número 100 de la publicación, El Naufraguito quiso suicidarse, llegó a celebrarse un funeral. Todos compungidos pensábamos que allí acababan los días del náufrago, pero aquello fue una ceremonia baldía, El Naufraguito, como Ave Fénix, renació de sus ficticias cenizas y apareció el número 101 y continúa.


Ceferino Galán reside en Barcelona. Graduado en cerámica por la Escuela Massana; estudios de tipografía, artes del libro, grabado y escultura en la Llotja.

La actividad literaria de Ceferino Galán no acaba en el fanzine, va más allá.  Ha publicado libros de poemas y libros de artista.

Colaboró con la directora de cine Celia Galán en los cortos Cómo dejé de ser un hombre común e Historia del desierto, éste último ganador del 2º Premio en la Cinefondation del Festival de Cannes 2003, así como Mejor Corto en los festivales de Los Ángeles, Toronto, Filadelfia, etc.
Ha colaborado también con la actriz y directora de teatro Sonia Gómez en su obra Natural 2.
Su obra:

Poesía

No a cuatro

Tu primer diccionario ilustrado

Poesía para bacterias, antología de la poesía underground española, Editorial Cuerdos de atar.
Poesía visual

La verdad no existe (El libro del valor inútil)

Libros de artista

Pan
Las siete miradas
Dame tela
Babhel
Signos
20 impresentables
Blanco
20 formas de Galán/20 formas de Galán
Derroche de rosas
Memoria 1988
El libro de La Habana
Bestiario
Vacío
Fascinante


Publicaciones

El Naufraguito (101 números), fanzine temático con títulos como:
¡Tatúame el corazón!, Los estados del alma, El roce hace la llaga, Elvis era rubio (Las falsas apariencias), Nueve maneras secretas de poner fin a la tristeza, Esperamos de la vida algo más que su perfume, La rueda de la pasión desbordada, El día de la mentira (San Valentín), ¿Acaso alguna mujer sabe algo del hombre al que ama?, La sociedad cacatúa, Las trampas de la razón…

El Mininaufraguito (94 números)
Enlaces




dimarts, 6 d’octubre de 2015

En la Pensión Ulises de Albert Tugues han escrito un manifiesto

MANIFIESTO POÉTICO DEDICADO AL REFUGIO DE LOS "ESCRITORES RECÓNDITOS"
Siguen llegando escritores recónditos al barrio, crece el espacio de los nombres recónditos, poetas, narradores, cronistas que vienen del otro lado de lo real, expulsados al margen por los focos vigilantes de los intereses creados.


Pero el barrio crece imparable y el refugio ya resquebraja los límites de los muros, abriéndose paso a través de las calles donde habitan los vigilantes y los que decretan la vigilancia del silencio.
 
Avanzan los recónditos, con poemas, con palabras, cortando las redes del silencio de los medios de comunicación tradicionales, arrojando a un lado tronos polvorientos y rankings oxidados de los más vendidos, ¿vendidos a quién?, pregunta uno que mira y no compra, uno más que será fichado por subversivo y por altercados poéticos, como agente provocador de la destrucción del mercado, advierten los vigilantes haciendo señales con los focos

Acusado de ser recóndito, poeta, escritor recóndito. Poeta y además recóndito, esto es intolerable, debe ser declarado enemigo público del mercado de la luces, de las bombillas vendibles, decretan las mentes preclaras de la baja electricidad literaria.

Existir en el límite, al margen, más allá, al otro lado, y que se queden con todo lo inútil los de siempre. Que se queden con todo lo que no está al margen y que dejen vivir, naturalmente, puesto que de alguna palabra hay que vivir en medio de este mundo enchufado, electrificado, donde no todo es oro cuando un excremento reluce.
 
"Va bene?", como decía Cesare Pavese cuando estaba desesperado.

Albert Tugues