imagen: sin título. Beneyto

imagen: sin título. Beneyto
Óleo. sin título.(1983) Beneyto

miércoles, 7 de noviembre de 2018

Thibault Arthur Tien



Thibault Arthur Tien, es un autor muy joven, aun no tiene 25 años y ya promete un futuro de creatividad literaria muy interesante. Su formación, conocimiento y práctica de diversas formas de expresión artística, contribuirán con toda seguridad a potenciar su literatura, que auguramos habrá de ser de una calidad destacable.

Nació en Château Gontier, en la región de País del Loira, departamento de Mayenne, a las puertas de la Bretaña francesa.

Vive en Barcelona donde ha cursado estudios de "creatividad transversal" (diseño gráfico, historia del arte, dibujo al natural, composición e imagen y realización de cortometrajes) en la escuela Idem Creative Arts School (Barcelona). Actualmente está cursando el grado de Humanidades en la Universitat Pompeu Fabra.



Libros publicados:

Pensamientos de un estudiante. Con prólogo de Silvano Andrés de la Morena. Ensayo con ilustraciones. Ed. Huerga & Fierro, (2016)

Savoir nocturne. “Libro de artista”, con grabados y diversos juegos tipográficos y de formato, editado en castellano y en francés por Artefacto éditions, (2017) https://artefactoespacecreatif.com/

El mundo manifestado/Le monde manifestéen edició bilingüe –castellano y francés-, publicado por Artefacto éditions, (2018). Es un libro de poesía y creación fotográfica Es un artefacto de conocimiento o desconocimiento.

Con la palabra propia de un escritor experimentado, Thibault nos dice:

“El fragmento es mi Dios” creo haber leído en alguna parte. 
Lo místico, lo iconoclasta, lo aforístico, el cántico, la caricia de la invectiva, el son de una plegaria. Lo sagrado y lo profano. La nada, la vacuidad, lo que sea. Los escombros, el óxido, la exhalación y las sonrisas. Escritura como ascesis, grito, silencio, preparación para la muerte, expresión de la vida, respiración, ejercicio espiritual. El ensayo, el libro-laberinto, el artefacto, el happening, la performance. La palabra hecha gesto.



He aquí un ejemplo de su escritura:

 “Vivo de aquello que los otros no saben de mí.”
Peter Handke


Al teclado un individuo escogido al azar (consciente del peligro de la confesión en estas circunstancias):

Soy el último hombre.

Aunque en realidad ni siquiera soy un hombre: soy un niño, un niño digital, parcial o totalmente digitalizado, escéptico y reaccionario, pseudo-taoísta metropolitano; un nihilista misticoide víctima de su propio eternalismo galopante. La pantalla, el centro de mi sistema solar, “nexo” con una alteridad problemática, núcleo desfigurado de mi propia subjetividad; cogito intermitente producido y expuesto por el Mercado Global de los estímulos perpetuos: mis amigos franceses y surcoreanos lo llaman “El auto-panóptico de la psicopolítica digital.”

—Son muy astutos, pero son mis amigos.

«No me has contestado los mensajes, me he preocupado.» La ternura de una madre, y por ello pido disculpas, por ello pido disculpas sinceras, sin ironía, sin distanciamiento crítico, sin retórica.  —“Todos los cretenses son mentirosos.”

 Hace un tiempo mi nexo portátil con el mundo digital de los humanos murió. Murió, lo notifiqué con un breve telegrama: “Hoy, el móvil ha muerto. O quizás ayer, no lo sé.”

Sincero pésame.

Este es un texto de ficción con pretensiones filosófico-literarias: toda relación de semejanza con hechos, personas o instituciones reales es pura coincidencia.

P.S.: Uno de mis amigos surcoreanos me ha dicho que “la psicopolítica neoliberal es la técnica de dominación que estabiliza y reproduce el sistema dominante por medio de una programación y control psicológicos” y me repite que “el me gusta es el amén digital. Cuando hacemos clic en el botón de me gusta [ahora potenciado con una amplia gama de matices y sutilezas psicológicas] nos sometemos a un entramado de dominación. El Smartphone no es solo un eficiente aparato de vigilancia, sino también un confesionario móvil. Facebook es la Iglesia, la Sinagoga global (literalmente, la congregación) de lo digital”.

A mí me gusta lo que dice.

Thibault Arthur Tien



5 comentarios:

  1. Respuestas
    1. ¡Muchísimas gracias, es un verdadero placer!

      Eliminar
  2. Benvingut al club, cada vegada mñes nombrós...

    ResponderEliminar
  3. Merecido del todo que en esta página esté Thibault. Por su calidad literaria, por su profundidad de ideas, por sus inquietudes, por su buen hacer en la escritura, por su juventud prometedora.
    Thibault fue alumno mío en el Institut Ernest Lluch, de Barcelona. Un alumno con nombre propio, excelente estudiante y destacado por sus aportaciones en clase, ideas propias, conocimiento de la Literatura y del pensamiento en general y sentido crítico.
    En su primera juventud ya publicó los Pensamientos de un estudiante, que tuve el honor de prologar. Una obra que marca camino y le inició en el mundo de la creación. Hay que leerla.
    Thibault tenía que estar en esta página de los Recónditos. Ya ha entrado. Mis gracias a quienes lo han hecho posible.
    Thibault es joven y a los jóvenes hay que alentarlos con todo lo que se pueda. Porque escribir también es empujar a los mejores hacia los precipicios de la palabra e invitarlos a que muerdan con sus acentos, renglones y versos el mundo de la creación.

    Una alegría verte aquí, Thibault. Un abrazo fuerte.

    Silvano Andrés de la Morena

    ResponderEliminar
  4. Mucha suerte y muchos éxitos para él.
    Saludos

    ResponderEliminar